Amazon y la privacidad en Kindle Fire

Silk

Todos los días voy al trabajo en metro, y cada vez veo más gente que utiliza libros electrónicos. También pasa en las cafeterías, paradas de bus y en general en cualquier lugar que se preste a hacer esperas. Estos cachivaches van comiéndole terreno poco a poco al libro tradicional, al que se le augura incluso una pronta extinción. Ya se ha debatido sobre lo que van a sufrir los autores por la piratería, sobre el IVA que se les aplica, sobre la conveniencia de que su precio sea menor que el de los libros de papel… Pero ahora pienso que hay que añadir un debate no poco interesante: ¿qué pasa con la  privacidad de los usuarios de esos lectores?

Amazon lanzó en septiembre su nuevo modelo de lector, el Kindle Fire. Más aproximado a un iPad que a un lector de los que ya conocemos, lleva incorporado un navegador que se llama Silk que sirve para visitar páginas web en Internet, igual que permiten Explorer, Firefox o Chrome. Pero este navegador tiene una peculiaridad: Amazon enruta todo el tráfico web del lector a través del Amazon Web Services (AWS), utilizando un protocolo más rápido que el http, el SPDY. Con esto, todas las visitas a páginas web que hagan los usuarios pasarán por la “nube” de Amazon. En las condiciones y términos del navegador Amazon nos avisa de que almacenará las URL de las páginas web que visitemos, y las direcciones IP o MAC durante 30 días. Eso sí, sólo para “cuestiones técnicas”.

¿Cuál es su objetivo? El principal, dar un buen y rápido servicio al usuario apoyándose en sus propios servidores. Y el secundario, por no decir el primordial para la empresa, adquirir información sobre los hábitos de navegación de los propietarios de un Kindle. Pensemos que, en cuestión de 2 años, con unos cuantos millones de navegadores Silk por el mundo, Amazon tendrá una cantidad de información sobre sus usuarios nada desdeñable, y muy, muy aprovechable. Si añadimos también en un futuro algo de geolocalización, ya tendremos algo con casi la misma potencia perfiladora que un iPhone, que hasta de noche está llamando a “su casa”, como el extraterrestre de Spielberg.

En Estados Unidos ya han saltado las voces de alarma. Tanto los técnicos, como los juristas, han puesto el grito en el cielo. Incluso un Senador ha pedido información a la empresa. Y el caso es que algo han empezado a hacer: en California aprobaron a primeros de octubre una ley que protege a los usuarios de lectores de libros electrónicos. Tanto nos quejamos de que la privacidad allí no se protege, pero en este caso quizá nos están dando lecciones.

Me pregunto qué va a ocurrir cuando estos libros ya se vendan en España. El libro con el navegador serán medios situados en España mediante los que Amazon recogerá datos personales, perfiles de navegación. Además, para activar el libro tienes que registrarte, por lo que quedas perfectamente identificado. A buen entendedor…

La televisión que nos ve a nosotros

TVwatchingyouEn el año 2000 asistí a un curso de verano en Tudela donde no recuerdo qué ponente habló de que Internet debía moverse hacia la televisión, porque era el objeto más común en los hogares. Él veía claro que la penetración sería tremenda, no sólo por ser fácil de manejar, sino porque la gente pasa delante de la caja tonta muchas horas. Las cifras cantan, y además, asustan.

Aunque la conexión de la televisión con Internet en España todavía parece cosa de meigas, no tardará en llegar. Con ella los problemas de privacidad de Internet se trasladarán a todos los hogares sin excepción. Si ahora es muy interesante para los medios de comunicación conocer qué estamos viendo y a qué hora, imaginemos si tienen en sus manos un instrumento que les proporciona esa información sin esfuerzo y además, muy refinada, referida al individuo. Porque claro, en casa cada uno podrá disponer de un perfil diferente para ver la televisión.

Las empresas de televisión por cable y satélite llevan tiempo trabajando en tecnologías para emitir anuncios lo más personalizados posible, como cuenta el WSJ. Pero vamos más allá todavía: la empresa Flingo, teniendo en cuenta que hay mucha gente que cuando ve la televisión, se pone a navegar, ha desarrollado una tecnología que envía información de lo que estamos viendo en la tele a un servidor que identifica el contenido. Si utilizamos la misma conexión con nuestro portátil, iPad u otro dispositivo, las páginas web podrán adaptar su contenido, anuncios y ofertas al contenido televisivo, ya sea de un canal, o de un DVD que estemos viendo.

Ya no es el llamado Internet de los objetos. En este caso vamos un pasito más allá, es el objeto retransmitiendo en directo información sobre mis preferencias a Internet.

Preparémonos, porque vamos a ser espiados hasta por la lavadora y el tostador. No es broma.