Nuevas pistas

NewClues

Hace un año y medio que sigo el blog de Doc Searls. El post por el que llegué a él fue “Thoughts on privacy“, donde hace una exposición bastante interesante del estado de lo que llamamos privacidad. Doc es un conocido periodista, miembro del “Center for Information Technology and Society” de la Universidad de California. Su obra más conocida es el Manifiesto Cluetrain (1999), donde con otros autores hizo una descripción sobre qué era Internet entonces, y cómo evolucionaría, habiendo acertado en la mayoría de sus planteamientos.

Este mes ha publicado una revisión del Manifiesto. La ha llamado “New Clues”. Mucho más corta, ya que tiene 121 sentencias agrupadas en temáticas, se ocupa de hacer un repaso de los diferentes problemas a los que se en enfrenta la Red, y a proponer soluciones. De todas ellas, cómo no, una de las que más me ha interesado es la que habla sobre la privacidad:

Privacidad en una era de comadrejas

88. La privacidad personal está bien para quienes la quieren. Y todos trazamos la línea en alguna parte.

89. Pregunta, ¿cuánto tiempo crees que le llevó averiguar a la cultura pre-Web dónde dibujar las líneas? Respuesta, ¿qué edad tiene la cultura?

90. La Web apenas es adolescente. Estamos al principio, no al final, de la historia de la privacidad.

91. Solo podemos averiguar lo que significa ser privado una vez que averigüemos lo que significa ser social. Y apenas hemos comenzado a reinventarlo.

92. Los incentivos económicos y políticos para desnudarse son tan fuertes que sería más inteligente invertir en ropa interior de aluminio.

93. Los hackers nos metieron en esto, y los hackers tendrán que sacarnos.

Hay algún punto fuera de este grupo: “parad de reventar nuestras vidas para extraer datos que no os importan y que malinterpretáis” (58); “personalizar algo es espeluznante, es una señal de que no entendéis lo que significa ser una persona” (61). Para los interesados, no falta otra sobre espionaje y privacidad, donde dibuja las líneas generales en las que se mueven las relaciones de los gobiernos con los ciudadanos.

Doc está convencido de que la solución pasa por la tecnología (92, 93). Pero si la tecnología va a ser la solución a los problemas de privacidad, quien la maneje y disponga de ella tendrá todo en su mano, lo que nos conduce a hacernos la pregunta de siempre, al punto de inicio… qui custodiet custodes ipsos?

El peligro de la “cosecha propia”

He recibido una solicitud certificada donde una persona envía un escrito firmado, acompañando fotocopia de su DNI. A primera vista nada fuera de lo normal. Parecía la típica solicitud de ejercicio de algún derecho “eleopediano”. Pero… ¡ay, amigo Félix, como dice la canción! ¡tú que pensabas que sólo iba a ser eso!

La cartita en cuestión incluye una declaración en las que el firmante indica que no quiere que se realicen diversos tratamientos de sus datos. Por apartados, muy bien estructurada, con explicaciones extensas: cesión de datos, análisis de perfiles, encuestas… No a todo. No a todos los tratamientos de datos posibles que se estuvieran desarrollando. Hasta ahí, curioso por el formato, pero nada más.

Sin embargo, el último párrafo de esa “declaración” dice lo siguiente. Literal, lo prometo:

Estas preferencias estarán vigentes mientras no las revoque expresamente por escrito, no siendo válida la revocación por la mera aceptación de un formulario o contrato en el que estén incluidas las cláusulas de aceptación de tratamiento de datos.

¿Mande…?

Como “Dios Google” lo sabe casi todo, porque prácticamente todo lo escrito está ya colgado en Internet, no he tenido más que poner un parrafito entre comillas para ver que se trata de este mismo escrito, que la empresa ONO utiliza para sus clientes en determinados casos de asistencia técnica. Le han quitado unos párrafos, y el firmante ha “perpetrado” de su propia cosecha el parrafito de marras.

Para que luego me queje de los del “coste cero”, o de los aficionados a redactar “políticas de privacidad” en España.

Por qué no estoy asociado.

A menudo me preguntan por qué no formo parte de ninguna de las asociaciones de profesionales de privacidad que existen en España. Tengo claro que a más de uno no le gustará lo que opino, pero subrayo que es mi opinión, y nada más que eso. Todo es discutible, faltaba más, y lo que aquí cuento no pasan de ser unas impresiones particulares. Cada uno es libre de pertenecer a la asociación que le de la gana, y su interés tendrá en pertenecer a una u otra. O como es mi caso, a ninguna.

Por un lado, el Data Privacy Institute (ISMS Forum) está enfocado más a la seguridad de la información que a la protección de datos, y está dirigida a profesionales de empresas de cierto tamaño. Su nacimiento fue posterior en pocos días al de APEP, y las circunstancias en las que el DPI se fundó, a modo de escisión de APEP y aprovechando la existencia previa del ISMS Forum, las conocemos bastante bien los profesionales del ramo. Su certificación se centra en la seguridad de la información, no es en puridad sobre protección de datos. Como no me interesa la seguridad de la información más que de modo lateral, no estoy asociado al DPI.

La APEP, sin embargo, sí que nació enfocada a protección de datos desde sus inicios, y de un modo exclusivo. Creo que tuvo un arranque bastante fuerte, pero ha perdido fuelle con el tiempo. Muchos de los socios iniciales tenían puesta la esperanza en la lucha contra la “LOPD a coste cero”, quizá excesiva, porque una asociación, a mi parecer, ha de estar a proteger los derechos de sus asociados, no de las empresas de sus asociados. Llegué a estar en su Directiva, y como encargado de este asunto, y dimití al poco tiempo. Más allá de su certificación, que considero bastante completa, y de las charlas/coloquios/conferencias que se ofrecen, no veo que ofrezca valor real al asociado. Cuando has presenciado dos o tres ponencias de las que se ofrecen, se percibe la endogamia de éstas, te quedas sin ninguna novedad, tanto en el plano de las materias tratadas, como en el de las personas que las imparten. Tal y como está funcionando ahora, no me aporta valor alguno, y por eso tampoco estoy asociado.

Pienso que una de las mayores carencias que tiene es que no admite como socios a empresas. Quizá por prejuicios absurdos, pero creo que lo único que se logra así es que se pierda empuje profesional y sobre todo financiación, y con ello, la posibilidad de poder realizar más actividades que sean valoradas por los asociados.

Creo que ambas asociaciones no han trabajado para lograr el reconocimiento de sus certificaciones en ninguno de estos dos planos:

1. En el mercado de trabajo de profesionales. Más allá de alguna oferta de trabajo residual, no se han consolidado, y las empresas desconocen la existencia de este tipo de profesionales.

2. En el mercado de los servicios a empresas. Aquí tampoco ha habido acciones para dar prestigio a la certificación. Las empresas españolas no buscan que los servicios se los presten profesionales certificados, o las empresas que cuentan con ellos, porque no saben que existen y que prestan servicios de calidad.

Ninguna de las dos se ha preocupado de promover ese doble reconocimiento más allá del mismo círculo de los profesionales de la privacidad, y esto es un grave error. Al menos yo no tengo noticia de ninguna acción dirigida en exclusiva a alcanzar esos objetivos. Uno de los mayores esfuerzos que debieran acometer es ese: contarles a las empresas en general que existen estos profesionales, y que prefieran sus servicios a los de otros que ni tan siquiera se han preocupado de certificarse.

Insisto: esta es una visión personal de ambas asociaciones, basada en mi propia experiencia y en mis percepciones.