Que me da la risa…

El grupo de teatro Teatreneu ha puesto en marcha una curiosa iniciativa: si vas a ver una de sus obras, pagarás en función de las veces que te rías. La entrada es gratis, pero cada sonrisa te costará 30 céntimos, con un máximo de 40 risas.

¿Qué pinta esto en mi blog?

Pues resulta que en cada butaca hay un iPad que tiene instalado un software de reconocimiento facial que se dedica a contar las veces que te ríes. Sería muy interesante tener acceso a la cláusula informativa que se presenta a los espectadores, y comprobar en el Registro General de Protección de Datos si se ha declarado el fichero (no lo he hecho). Curiosidades de los que nos dedicamos a estos menesteres…

Adobe espía tus hábitos de lectura desde su aplicación

AdobeDigEdLa penúltima de los “yankees”: el software gratuito de Adobe Digital Editions almacena cada documento que añades a tu biblioteca, te hace un seguimiento, y envía los datos a la empresa en claro, en abierto, de tal modo que cualquiera que los intercepte puede tener conocimiento de tus actividades. Volvemos a lo de siempre: ¿a quién demonios le importa si me estoy leyendo El Quijote o las 50 sombras de Grey? Esta es una de las ocasiones donde los habrá que digan que no tienen nada que ocultar, y que les da lo mismo, porque total, se trata de hábitos de lectura, cosa “poco importante”.

La noticia aparece por primera vez en el blog The Digital Reader, donde se afirma que la “app” de Adobe envía todos los datos a sus servidores. Ponen a disposición las pruebas, un fichero donde se ve que están siguiendo a los usuarios, y otro donde se prueba que se indexa toda la colección de libros que se pone en la aplicación. También Ars Technica lo ha demostrado, usando las herramientas adecuadas.

Adobe respondió admitiendo que se recogen datos, pero sólo para validar las licencias de uso de los libros prestados, y que sólo se hace para controlar que no se está leyendo en otro dispositivo. Sin embargo, ¿para qué se recoge también el historial de lectura? ¿para qué se recogen y envían también los datos de los libros autopublicados o comprados por el usuario? Las condiciones de uso de Adobe Digital Editions no mencionan esta recogida de datos ni cuánto tiempo se guardan en los servidores de la empresa. Tan solo advierten de que envían la identificación del usuario y del dispositivo, la dirección IP para geolocalizarlo, el porcentaje que se lleva leído y cuánto tiempo se ha tardado en leer.

Parece que estuviéramos en una espiral donde las empresas se dedican a recoger todos los datos posibles de los usuarios, te vendan lo que te vendan, ya sea un lector electrónico, una canción de música o un coche. No se trata de que dejen de hacerlo, sino de que lo hagan bien, informándonos de qué datos se llevan, para qué, y sobre todo, dándonos opción a negarnos a ello.

Como curiosidad,  aquí os dejo la tabla de la EFF donde evalúan el grado de privacidad de los diferentes lectores electrónicos que hay en el mercado, que por cierto, tendrán que poner al día en lo que toca a Adobe.

La Comisaria europea de Interior de la UE, ¿corrupta o “topo” de EE.UU.?

Corrupción

El fin de semana pasado se publicó una noticia que ha pasado prácticamente desapercibida en el gremio: Cecilia Malmström, Comisaria de Interior de la U.E. en el anterior período legislativo, ha estado colaborando con los norteamericanos en intentar frenar el Reglamento europeo de protección de datos.

La información ha aparecido en el blog del grupo de defensa de los derechos digitales Access. Solicitaron en 2013 acceso a documentación tanto de la Comisión Europea como de los Departamentos de Estado, Justicia y Comercio de EE.UU. El objetivo que tenían era aclarar las presiones “useñas” a la Unión Europea para frenar la aprobación del Reglamento de protección de datos.

El correo electrónico, de 12 de enero de 2012, de un trabajador de la NTIA (National Telecommunications and Information Administration) del Departamento de Comercio, hace referencia al borrador de uno de los documentos que redactó el “lobby” de la administración Obama para influir en la redacción del Reglamento. Eso es lo de menos; lo de más es que indica que el gabinete de Malmström había estado compartiendo información con la misión de EE.UU. en la Unión Europea, incluyendo las fechas apropiadas para publicar el documento de “lobby”, información sobre políticas internas de la Comisión, y sus preocupaciones sobre cómo la propuesta podía provocar un conflicto entre la U.E. y los intereses norteamericanos en la aplicación de ésta.

La susodicha Comisaria fue la encargada de averiguar si EE.UU. había espiado a europeos que estuvieran incluidos en la base de datos de SWIFT, que contiene información sobre transacciones financieras europeas. Cerró el asunto con la afirmación de que EE.UU. le había dado “garantías por escrito” de que no lo había hecho. Como el Parlamento Europeo no quedó satisfecho con la investigación, en marzo de 2014 solicitó la suspensión de las negociaciones para cerrar el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones con EE.UU. Hasta la fecha, no ha habido reacción de ningún tipo a la petición.

Por cierto, Malmström será nombrada como Comisaria de Comercio si así se aprueba en una sesión plenaria del Parlamento Europeo que se celebrará el 22 de octubre. Digo yo que el nombramiento se hará por sus “buenas relaciones” con los norteamericanos. Resulta que el lunes , en una audiencia de 3 horas previa a su posible nombramiento, se le preguntó por el “asuntillo” y respondió que rechazaba las acusaciones,  porque eran “infundadas” y estaban “basadas en malinterpretaciones y mentiras”.

La respuesta de Access no se ha hecho esperar: la fuente de la información es más que fiable, ya que se trata de un correo electrónico obtenido de forma legal del Departamento de Comercio de EE.UU., y que demuestra de modo claro su implicación.

Bochorno y vergüenza. Es lo único que se me ocurre. Este es el nivel de “nuestros” representantes europeos. Corrupción pura, y negar la mayor cuando la tienen delante.

La noticia, aquí en GigaOm. Actualización de hoy mismo, aquí en Techdirt.