Imagine

No, no se trata de la canción de John Lennon, aunque pudiera parecerlo. Es parte de la contestación que me dio este verano una empresa a través de un sistema de “tickets” de atención al cliente cuando le pregunté que de dónde habían sacado mi dirección de correo electrónico. Después de recibir publicidad sobre un asunto en el que jamás he tenido ni el más mínimo interés, y de una empresa desconocida, entré en su página web y me encontré con que disponían de un formulario donde dirigirte a ellos. Lo rellené preguntando por el origen y recibí la siguiente contestación:

STecnico

Sería aplicable aquello de que es preferible estar callado y parecer tonto que hablar y despejar la incógnita. En tres líneas se cubren de gloria. Resulta que el origen del dato es que “un anterior empleado lo había dejado en un ordenador…”. Por arte de magia, mi dirección de correo estaría paseando por allí, y algún empleado la invitó a entrar en ese ordenador, y se quedó allí a vivir. Claro, en esa situación, ya había que tratarla como si fuera de la casa.

Lo mejor de todo es la excusa… “imagine usted”. Saber de dónde vienen los datos que tenemos, y su origen, es que puede llegar a ser una tarea muy pesada. Imagínese tener que dar explicaciones, por Dios. El caso es que lo imagino, y además, es que es así. Tienen que tienen dar explicaciones con el origen de todos y cada uno de los datos de los que dispone la empresa, por supuesto.

¿Cuántas cosas afloran en tan solo tres líneas? Primero, que la atención al usuario o cliente es penosa. No es admisible una contestación de este tipo. Segundo, que a la empresa le importa más bien poquito esto de gestionar la información, cumplir con la normativa, y que los empleados no han sido formados ni en atención al cliente, ni en el asuntillo de los datos. El problema es que esto es casi generalizado. Muchas pequeñas empresas han caído en las redes de los estafadores del “coste cero” o en las garras de cualquier Chiquilicuatre que dice trabajar con protección de datos, y el resultado son cosas como esta. Piensan que basta con declarar dos o tres ficheros al Registro y hacer un documento de seguridad “copypasteado”. Pero no es así.

Ahora sí que aprovecho la canción de Lennon: querido empresario, sí, sí que tienes que dar explicaciones sobre el origen de mis datos. Es fácil si lo intentas…

Curso de verano: la información personal como activo económico

UNEDLa UNED organiza el curso de verano titulado “La información personal como activo económico”. Será en Ávila, del 9 al 11 de julio, y tendrá 20 horas de duración. El programa puede consultarse en este enlace. Lo dirige D. José Luis Gómez Barroso, del Departamento de Economía Aplicada e Historia Económica.

Tal y como dice en la página web del curso, “más allá del debate sobre la privacidad, el curso ofrece una visión amplia de las implicaciones sociales y particularmente económicas que se derivan de la masiva recogida y manipulación de datos personales”.

Se tratarán, entre otras, cuestiones tan interesantes como los modelos de negocio que posibilita la información personal, su valor en una economía globalizada y el choque entre innovación y protección de datos personales.

Soy de los que más defiende que el asesor en protección de datos tiene que salir del mundo del derecho para conocer la tecnología que lo posibilita. En el curso se tratará la cuestión económica, el valor de los datos, su aprovechamiento económico. Destaca mucho sobre lo que estamos acostumbrados a ver, y por el programa, es de lo más interesante que se ha ofrecido en bastantes años, por salirse de los ya más que trillados, y a veces aburridos, caminos del derecho.

Libro recomendado: La Era del Contexto

AgeOfContextHe terminado un libro que merece la pena: “Age of Context: mobile, sensors, data and the future of privacy”. Fue editado en octubre de 2013 mediante “crowdfunding”, alcanzando rápidamente los 100,000$ gracias a las aportaciones  de particulares interesados y de empresas.  Los autores son de lo más interesante del sector del periodismo tecnológico:

Robert Scoble (BlogTwitter), muy conocido bloguero tecnológico que trabaja para Rackspace como “startup liaison officer”, ocupándose de detectar pequeñas empresas que aporten tecnología puntera.

Shel Israel (BlogTwitter). Experto en social media, autor de “Twitterville”(2009). También había publicado en 2006 también con Scoble “Naked conversations: how blogs are changing the way businesses talk with customers”.

En el libro se explica un nuevo modo de concebir el mundo digital, en el que Internet sale de los ordenadores de sobremesa, y se introduce ya no sólo en teléfonos móviles, sino en cualquier aparato que esté a nuestro alrededor. Estos nuevos parámetros cambiarán el modo en el que se planifica y ejecuta el marketing directo, porque cambia todo el contexto en el que el usuario recibe información y se relaciona con su entorno. El elemento “movilidad” es el más importante, porque va a permitir a los “marketinianos” conocer a fondo y analizar mejor el entorno en el que se halla el usuario. Así podrán mejorar muchísimo las campañas, y con ello, su efectividad. Las experiencias que podrán proporcionar al usuario irán bastante más allá del envío de un correo electrónico o de un vídeo.

Ni qué decir tiene que también cambiará el modo en el que se recogen y tratan los datos personales. Su gestión habrá de ser más ágil y adecuada a esta movilidad en contexto. Como siempre, insisto en los que tenemos formación jurídica necesitamos estar al tanto de los avances tecnológicos y de las tendencias. Este libro predice cómo será el márketing directo en pocos años.