Atlas, el salto de Facebook al “onboarding”.

AtlasHasta ahora, las “cookies” habían sido suficiente para hacer seguimiento de los hábitos de navegación de los usuarios. Los anunciantes tienen el problema de que no conocen al cien por cien si sus anuncios son efectivos o no, porque los anuncios basados en ellas no permiten enlazarlos con el comportamiento de los usuarios fuera de los navegadores. A esta dificultad hay que añadir los diferentes sistemas técnicos que han aparecido para eliminarlas o anularlas, lo que entorpece más la labor publicitaria.

Los usuarios no sólo utilizan el ordenador personal, sino que cada vez pasan más tiempo con su teléfono móvil, tableta y otros dispositivos. Esto provoca que si no se tiene información cruzada de su comportamiento en los diversos aparatos, no tenemos una imagen fiel de lo que son sus preferencias, y la publicidad es menos eficaz de lo  que pudiera desearse.

La plataforma Atlas, comprada por Facebook a Microsoft en 2013, viene a solucionar estos problemas, porque permitirá a los anunciantes comprobar si la visualización de los anuncios termina en una compra, aunque sea fuera de la página web de Facebook. Tal y como ellos dicen, harán “marketing basado en la persona”.

Atlas-Offline

Atlas está especializado en la publicidad en dispositivos móviles y en enlazar la publicidad online con las compras en el mundo real. Facebook dispone de la mayor base de datos con preferencias de usuarios, y casi mil de los 1.300 millones de usuarios lo utilizan en el teléfono móvil.  Tras una buena puesta a punto de Atlas, Facebook podrá ahora hacer un mejor seguimiento del usuario para que la publicidad mostrada sea más eficaz, y además, comprobar si finaliza en venta.

Atlas-Across

¿Cómo lo van a hacer? El anunciante irá a la plataforma con un listado de detalles sobre el público objetivo que compró su producto, y Atlas cruzará esos datos para informar cómo los anuncios de Facebook influyeron en esas decisiones de compra. Se podrán cruzar datos de clientes de los que dispongan los negocios, tales como la dirección de correo o el número de teléfono, para cruzarlos con los datos que ya tiene Facebook, vía tarjetas de fidelización o programas de puntos.

La puesta en marcha de Atlas bajo el manto empresarial de Facebook supone su expansión a todo Internet. Esto, y la precisión que ofrecerá, les permitirá cobrar a los anunciantes bastante más que sus competidores, que todavía no han dado este paso.

En mi opinión, se trata de los primeros pasos de algo que es inevitable: el enlace de los datos que facilitamos con nuestra actividad en línea con el rastro que vamos dejando en el mundo real. Algo que está empezando a ponerse de moda en Silicon Valley, el “onboarding”. Vamos camino del seguimiento absoluto de todas nuestras actividades. Y menos mal que todavía nos queda relativamente lejos el Internet de los Objetos, en el que nuestro entorno, que hasta entonces no transmitía ni almacenaba datos, empezará a hacerlo.

Detenido por promocionar y vender software espía

EspíaA últimos de septiembre, el FBI detuvo en Los Ángeles a Hammad Akbar, el CEO de la empresa Invocode, acusándole de vender el software espía StealthGenie. La página web donde se promocionaba la aplicación ha sido cerrada temporalmente, pero ha quedado abierto su canal de YouTube, donde están disponibles varios vídeos que sirven para hacerse una idea de las características del programita. De entrada, el software es indetectable. Una vez instalado, permitía, entre otras cosas, hacer un seguimiento en tiempo real del sujeto que llevase el teléfono móvil, grabar sus conversaciones, mensajes de texto o “whatssapp”,  activar el micrófono del dispositivo y hasta marcar “zonas prohibidas” para recibir alertas si el individuo entraba en ellas.

Si nos vamos a su página web, es una empresa como otra cualquiera, dedicada a comercializar software diverso, entre el que se encuentran soluciones basadas en la geolocalización. Sin embargo, la promoción y venta de software espía no está admitida en USA.

Igual que pasa con las noticias en los periódicos, las opiniones de los usuarios suelen ser lo mejor, no tienen desperdicio. Desde padres controlando a sus hijos, hasta empresarios que controlan a sus trabajadores, pasando por parejas que pillan a su media naranja engañándoles:

La característica de grabación es la mejor. Así me enteré de que mi novio me engañaba. El teléfono actúa como un micrófono, y así descubrí que tenía otro teléfono secreto para hablar con la otra… Stealth Genie me ayudó a descrubir sus mentiras, y a patear su sucio culo

Nunca me había puesto a buscar herramientas de este tipo, pero resulta que hay bastantes en el mercado, como por ejemplo MySpy y MobiStealth. Eso sí, ninguna tiene condiciones de compra tan buenas como las que daba StealthGenie: si no quedabas satisfecho, te devolvían el doble de lo que habías pagado. Los planes que ofrecían partían de 16$ mensuales. No estaba nada mal.