Nuevas pistas

NewClues

Hace un año y medio que sigo el blog de Doc Searls. El post por el que llegué a él fue “Thoughts on privacy“, donde hace una exposición bastante interesante del estado de lo que llamamos privacidad. Doc es un conocido periodista, miembro del “Center for Information Technology and Society” de la Universidad de California. Su obra más conocida es el Manifiesto Cluetrain (1999), donde con otros autores hizo una descripción sobre qué era Internet entonces, y cómo evolucionaría, habiendo acertado en la mayoría de sus planteamientos.

Este mes ha publicado una revisión del Manifiesto. La ha llamado “New Clues”. Mucho más corta, ya que tiene 121 sentencias agrupadas en temáticas, se ocupa de hacer un repaso de los diferentes problemas a los que se en enfrenta la Red, y a proponer soluciones. De todas ellas, cómo no, una de las que más me ha interesado es la que habla sobre la privacidad:

Privacidad en una era de comadrejas

88. La privacidad personal está bien para quienes la quieren. Y todos trazamos la línea en alguna parte.

89. Pregunta, ¿cuánto tiempo crees que le llevó averiguar a la cultura pre-Web dónde dibujar las líneas? Respuesta, ¿qué edad tiene la cultura?

90. La Web apenas es adolescente. Estamos al principio, no al final, de la historia de la privacidad.

91. Solo podemos averiguar lo que significa ser privado una vez que averigüemos lo que significa ser social. Y apenas hemos comenzado a reinventarlo.

92. Los incentivos económicos y políticos para desnudarse son tan fuertes que sería más inteligente invertir en ropa interior de aluminio.

93. Los hackers nos metieron en esto, y los hackers tendrán que sacarnos.

Hay algún punto fuera de este grupo: “parad de reventar nuestras vidas para extraer datos que no os importan y que malinterpretáis” (58); “personalizar algo es espeluznante, es una señal de que no entendéis lo que significa ser una persona” (61). Para los interesados, no falta otra sobre espionaje y privacidad, donde dibuja las líneas generales en las que se mueven las relaciones de los gobiernos con los ciudadanos.

Doc está convencido de que la solución pasa por la tecnología (92, 93). Pero si la tecnología va a ser la solución a los problemas de privacidad, quien la maneje y disponga de ella tendrá todo en su mano, lo que nos conduce a hacernos la pregunta de siempre, al punto de inicio… qui custodiet custodes ipsos?

Amazon y la privacidad en Kindle Fire

Silk

Todos los días voy al trabajo en metro, y cada vez veo más gente que utiliza libros electrónicos. También pasa en las cafeterías, paradas de bus y en general en cualquier lugar que se preste a hacer esperas. Estos cachivaches van comiéndole terreno poco a poco al libro tradicional, al que se le augura incluso una pronta extinción. Ya se ha debatido sobre lo que van a sufrir los autores por la piratería, sobre el IVA que se les aplica, sobre la conveniencia de que su precio sea menor que el de los libros de papel… Pero ahora pienso que hay que añadir un debate no poco interesante: ¿qué pasa con la  privacidad de los usuarios de esos lectores?

Amazon lanzó en septiembre su nuevo modelo de lector, el Kindle Fire. Más aproximado a un iPad que a un lector de los que ya conocemos, lleva incorporado un navegador que se llama Silk que sirve para visitar páginas web en Internet, igual que permiten Explorer, Firefox o Chrome. Pero este navegador tiene una peculiaridad: Amazon enruta todo el tráfico web del lector a través del Amazon Web Services (AWS), utilizando un protocolo más rápido que el http, el SPDY. Con esto, todas las visitas a páginas web que hagan los usuarios pasarán por la “nube” de Amazon. En las condiciones y términos del navegador Amazon nos avisa de que almacenará las URL de las páginas web que visitemos, y las direcciones IP o MAC durante 30 días. Eso sí, sólo para “cuestiones técnicas”.

¿Cuál es su objetivo? El principal, dar un buen y rápido servicio al usuario apoyándose en sus propios servidores. Y el secundario, por no decir el primordial para la empresa, adquirir información sobre los hábitos de navegación de los propietarios de un Kindle. Pensemos que, en cuestión de 2 años, con unos cuantos millones de navegadores Silk por el mundo, Amazon tendrá una cantidad de información sobre sus usuarios nada desdeñable, y muy, muy aprovechable. Si añadimos también en un futuro algo de geolocalización, ya tendremos algo con casi la misma potencia perfiladora que un iPhone, que hasta de noche está llamando a “su casa”, como el extraterrestre de Spielberg.

En Estados Unidos ya han saltado las voces de alarma. Tanto los técnicos, como los juristas, han puesto el grito en el cielo. Incluso un Senador ha pedido información a la empresa. Y el caso es que algo han empezado a hacer: en California aprobaron a primeros de octubre una ley que protege a los usuarios de lectores de libros electrónicos. Tanto nos quejamos de que la privacidad allí no se protege, pero en este caso quizá nos están dando lecciones.

Me pregunto qué va a ocurrir cuando estos libros ya se vendan en España. El libro con el navegador serán medios situados en España mediante los que Amazon recogerá datos personales, perfiles de navegación. Además, para activar el libro tienes que registrarte, por lo que quedas perfectamente identificado. A buen entendedor…