Turquía bloquea YouTube

YouTubeEl pasado martes un juez turco dictó una sentencia que prohíbe acceder a YouTube en el país. La empresa de telecomunicaciones Turk Telecom ha bloqueado el sitio. La razón es un vídeo que colgó un usuario llamado Stavraetos afirmando que el fundador de la nación turca, Mustafa Kemal Ataturk, y sus compatriotas, son homosexuales.

El código penal tiene tipificado el agravio público a la “turquicidad”, al Estado y a sus instituciones, y lo castiga con una pena de 6 meses a 3 años de prisión.

Algunos medios afirman que este vídeo es uno más en una guerra virtual que mantienen los turcos y los griegos. Los medios de información kurdos también se han quejado de que desde Turquía es imposible visualizar las páginas web kurdas, como por ejemplo kurdishmedia.com o Netkurd.

¿Es posible que la Unión Europea se esté planteando admitir a estos retrasados? Entre la pena de muerte, las diarias violaciones de los derechos humanos y la potente censura que gobierna en el país… ¿estos tíos en la UE? ¡Por favor!

Contratación electrónica y protección de datos

e-commerceLas empresas que tienen tienda on-line, o cuyos productos o servicios pueden contratarse a través de una página web han de ser muy cuidadosas con el proceso de compra, tanto por lo que marca la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (Ley 34/2002, de 11 de julio), como por la LOPD.

En tanto no se generalice la utilización de la firma electrónica entre los consumidores, el vendedor asume un alto riesgo al ser posible que un comprador, a pesar de haber sido quien ha realizado todo el proceso para adquirir un producto o servicio, niegue haberlo hecho. Y corresponderá a la empresa acreditar que así ha sido. Aparte del riesgo siempre existente en la venta a distancia, el rechazo del envío, y también el rechazo de un pago hecho con tarjeta de crédito.

El consentimiento es necesario en la contratación y en el tratamiento de datos. Como dice la Sentencia de la Audiencia Nacional de 31 de mayo de 2006:

Es el responsable del tratamiento a quien corresponde asegurarse de que aquél a quien se solicita el consentimiento, efectivamente lo da, y que esa persona que está dando el consentimiento es efectivamente el titular de esos datos personales, debiendo conservar la prueba del cumplimiento de la obligación